lunes, 11 de agosto de 2008

¿Buena Fe disidente?

"Catalejo", la cuarta entrega discográfica Buena Fe complace especialmente a quienes seguimos del dúo desde el inicio de su bregar artístico en 1998. Gana elogios la coherencia en el hacer de estos jóvenes guantanameros que, si bien no han ignorado las exigencias de un público siempre necesitado de propuestas lúdicas, continúan preocupándose por asuntos de marcada connotación social.

Los principales medios de prensa del país han prodigado elogios a "Catalejo". Algunos expertos consideran que el disco rezuma madurez, incluso lo consideran el mejor de todos cuantos han grabado hasta ahora Joel e Israel. Ya se le escucha en la radio; aunque hay al menos una emisora que está privada de difundir todos los tracks. Mis colegas de la CMHW, en Santa Clara, deben conformarse con ofrecer a sus oyentes el sencillo "Era mi aire", incluido en el envío número 124 de la Dirección de Música de la Radio Cubana.

¿A qué se debe tan absurda disposición? ¿Censura acaso? ¿Sucede algo con las letras de "Catalejo"? De más está que me refiera a la importancia que tiene la crítica inteligente y honesta para los patriotas. En todo caso valdría la pena recordar que la canción cubana ha estado constantemente involucrada en la reflexión de disímiles asuntos de interés social. Ahí están la sólida obra de Silvio, Pablo, Noel Nicola y otros padres de la Nueva Trova. Si se les negara a los muchachos de Buena Fe seguir esos derroteros se estaría coartando una parte esencial de la siempre revolucionadora cultura cubana.

Pero lo paradójico de esta historia radica precisamente en que a Buena Fe no se le niega nada, como no sea un poco de difusión en una emisora de Santa Clara. Vaya, que con un fideo no se hace la sopa. Y hoy el dueto tiene a su disposición la Plaza de la Revolución. Qué mejor prueba del compromiso de ambos artistas con los nobles intereses del Socialismo.

La Dirección de Música de la Radio Cubana suele incurrir en olvidos e incongruencias. Es lamentable que sea precisamente en su envío número 124 donde aparezca el segundo o tercer sencillo del disco "Llegó Teté", con el cual la destacada intérprete Teresa García Caturla obtuvo el Gran Premio Cubadisco hace ya un tiempo. ¿Cómo es posible que un CD hecho en Cuba y ganador de tan alto reconocimiento llegue tan tarde a las emisoras?

No quiero responsabilizar a la referida Dirección con todo lo malo que en materia de difusión musical sucede en nuestras emisoras. Probablemente a la larga en La Habana agradezcan que cada planta consiga música por su cuenta, siempre y cunado reuna parámetros de calidad imprescindibles. Pero me pregunto qué me pasaría de aparecer en la W portando una memoria flash con el último disco de Buena fe.

Aparte de las normas de seguridad informática que me imagino deben existir allí, como en cualquier parte, me sugerirán que me vaya con mi música a otra parte pues, al parecer, sucede algo raro con Buena Fe. ¿Será menos comprometedor ofrecerles a los jóvenes oyentes de la "Reina Radial" temas de Daddy Yankee, Aventura y otras yerbas aromáticas?

Sigo preguntándome si se han vuelto disidentes Israel y Joel? Bueno, en realidad siempre lo han sido. Busque usted el significativo de la palabra prostituida por la gusanera y estará de acuerdo conmigo en que el carácter disidente es uno de los aspectos distintivos y salvadores de la obra de Buena Fe.


3 comentarios:

Fabio dijo...

Siempre pensado y he dicho: Si la Dirección de Música de la Radio proscribiera con la misma vehemencia que lo hace a ciertos "disidentes" a toda la mala música, habría justicia. Públicamente les he dicho que por qué existe una lista de limitados o censurados de calidad y esa misma lista no existe para intérpretes mediocres, de reconocido desnivel y baja calidad?.
La otra Mea Culpa es nuestra, de los difusores, que permitimos que a nuestro lado se radie todo tipo de basura con el pretexto de que es "lo que gusta" en las discotecas. Sería bueno cuestionarnos cuantas cosas que son adecuadas en la calle se tornarían indeseadas en casa. Pero es que a veces el simplismo nos mata.
Y lo otro es la búsqueda, a veces difícil, pero tenemos que hacerla, conceptualizarla, y radiarla nosotros mismos.
O sea, el tema es complejo y tiene muchas aristas.

Pablo Palma Leal dijo...

No he tenido la oportunidad de oir la obra de Buena Fe como para tener una opinión sólida sobre el trabajo que hacen, pero proviniendo de Adrián una evaluación positiva confío en ella. Las emisoras de radio, en cualquier lugar, están operadas por individuos que supuestamente deben seguir líneas orientadas en cuanto a la calidad, la diversidad, etc., del producto que ofrecen al radioescucha. Pero, como en cualquier otra institución, son seres humanos los que deciden y operan el funcionamiento de éstas. De ahí que el gusto personal, la edad, el interés y la disposición de explorar lo nuevo, y los prejuicios y temores del operador determinan lo que se oye o no en muchas ocasiones. Por esa razón, pienso que sí, que en parte es responsabilidad de la Dirección de esas emisoras, ya sea a nivel local, provincial, o nacional, el que la variedad y calidad, la discriminación de unos u otros artistas, la difusión o no de lo que la audiencia reclama oir, se esté manifestando en específicas estaciones de radio. También son responsable los medios de prensa que desconocen, o se percatan pero ignoran lo que sucede. Por eso encuentro muy interesante y alentador el análisis del tema en este sitio de internet. Los medios de prensa son importantes porque ayudan a despertar en la audiencia el interés, el conocimiento, y la conciencia de que es ella quien en definitiva justifica el trabajo y los salarios de quienes les están ofreciendo un servicio cultural; y que hay que ser vocal, o sea expresar activamente, el gusto o disgusto con lo que sucede en las estaciones de radios en general.

Adrián Quintero Marrero dijo...

Una vez me honra contar con el criterio del maestro Fabio Bosch. Pienso que al existir una "lista" de prohibidos, se subvalora la capacidad de los radialistas para decidir qué poner y qué no, de acuerdo con sus croterios estéticos y éticos, si es que estos últimos también pesaran en cuestiones artísticas. Pablo, sé de tu interés por conocer la música que se hace en Cuba en estos momentos. Ojalá puedas encontrar por allá algún disco de Buena fe. Es muy interesante el trabajo que hacen...Te agradezco que demuestres tanta confíanza por lo que hago. Es inmerecida, realmente.